TCUNAM; designan director polémico
Juan Carlos Talavera

CIUDAD DE MÉXICO.

El coreógrafo Diego Vázquez (Ciudad de México, 1981) fue seleccionado ayer como director del Taller Coreográfico de la UNAM (TCUNAM). Se incorporará el 8 de febrero para renovar la compañía, y proteger y promover el legado de la bailarina Gloria Contreras, a pesar de que en su trayectoria nunca ha trabajado en compañías formales de danza, de que ignora las condiciones administrativas y financieras del taller, el cual enfrentó varia crisis administrativas y financieras desde 2016.

La decisión fue tomada por un jurado que consideró cinco propuestas, “todas de la misma calidad”, a partir de una convocatoria abierta, donde la propia Evoe Sotelo participó en la designación, junto con Gregorio Luke –hijo de Gloria Contreras, pero sin experiencia en la materia–, junto con Alberto Dallal, Guillermo Maldonado y Cecilia Lugo, quienes se inclinaron por Diego, quien es hijo del subdirector general de Bellas Artes, Roberto Vázquez, y desconoce las entrañas y los conflictos de un taller, donde podría alternar su actividad con la compañía Laleget Danza, que él mismo fundó en 2005.

El anuncio fue realizado en la Sala Carlos Chávez del Centro Cultura Universitario donde, luego de una fallida videoconferencia con el coreógrafo mexicano que se incorporará a su encargo un día después de que concluya una residencia artística en Ámsterdam, se destacaron tres cualidades por las que fue elegido.

Una es que de niño asistió a las funciones del TCUNAM, donde nació su amor por la danza y su relación con Gloria Contreras; además del estreno de la obra Manasés y la esquizofrenia y Alto Giove, con el taller durante la temporada pasada.

Evoe Sotelo –designada por Jorge Volpi como directora de Danza UNAM en marzo de 2017– consideró que ninguno de los cuestionamientos al nuevo titular eran relevantes.

¿No les pareció delicado el hecho de que Diego Vázquez no haya trabajado en alguna compañía formalmente?, le cuestionó la crítica Rosario Manzanos a Sotelo.

No, claro que no. No es fundamental. Lo que buscamos es un director con claridad para manejar los recursos compositivos con contundencia entre el territorio de lo clásico y de lo contemporáneo; que no le sea ajeno el TCUNAM. De lo que se trata es de darle una oportunidad a un joven coreógrafo para estimular y actualizar la producción del taller”.

Y añadió: “En ese sentido, Diego no está solo y puede hacer una buena gestión; es una apuesta que el comité de selección ha hecho. No somos ingenuos. Ninguno de los integrantes del comité fuimos ingenuos en relación con quién es Diego y se determinó que él tiene capacidad para hacerlo y hay que darle un voto de confianza”.

¿Podría hablar sobre la formación de Diego? “Lo importante es que tú pudieras tener una entrevista con él para que él mismo te pueda dar la noción completa de su trayectoria. Diego es un coreógrafo bastante conocido en el ámbito de la danza mexicana, un intérprete y un coreógrafo con una trayectoria amplia y piezas contundentes en su realización”.

¿Podría mencionar cuatro obras inolvidables de Diego? “Bueno, Falso cognado, la pieza infantil Petrushka y el trabajo que hizo con el TCUNAM el semestre pasado… no tengo el título en la memoria, pero fue algo que me pareció interesante”.

¿Cuál fue el detalle que inclinó la balanza por Diego? “Que es un coreógrafo e intérprete muy versátil y capaz en dos ámbitos que difícilmente un intérprete y coreógrafo manejan de manera contundente: el ámbito de la danza clásica y el de la danza contemporánea. En él ambas cosas confluyen de manera bastante orgánica y eso puede hacer crecer al taller”.

¿No se consideró como un factor adverso el que Diego Vázquez tenga su propia compañía? “Lo que ahora sucede es la transición entre dejar su proyecto y hacerse cargo del TCUNAM. En un momento dado, deberá hacerse cargo del trabajo de tiempo completo. Pero como lo mencionó, él puede hacer de su vida lo que desee a nivel artístico en sus periodos vacacionales”.

¿Se consideró el hecho de que el coreógrafo es hijo de un funcionario público en activo? “Definitivamente no. Eres el primero que lo menciona desde que se lanzó la convocatoria”.

PROBLEMA SINDICAL

 

Al término del anuncio, Evoe Sotelo reconoció que dentro del TCUNAM hay bailarines mayores de 40 y hasta 50 años, quienes han estado protegidos por el sindicato de la máxima casa de estudios, a pesar de que ya no están en edad para calificar en la primera fuerza,. Sin embargo, aseguró que el tema deberá resolverlo el propio Diego Vázquez.

“En este momento yo no soy la indicada para contestar (qué se hará con esos bailarines). Porque al haber un director artístico es él quien tiene que evaluar cuál es el equipo con el que va a trabajar y en ese sentido se tomarán las decisiones artísticas que él considere necesarias”.

¿Aunque el sindicato no permita fácilmente la salida de bailarines ni la contratación de nuevos? “Ese es un asunto que le tocará a la dirección de danza resolver en su momento. Ahorita, plantearlo es anticipado y lo que me corresponde es que Diego inicie su función al frente del taller, evalúe la situación y las condiciones en que pueda desarrollar plenamente su proyecto artístico”.

Source: Noticias

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.