Médico abusador, protegido por un hospital

 

Hace unos días The Washington Post dio cuenta acerca de un caso ocurrido en la Unión Americana.

Un cirujano de colon y recto, aparentemente brillante en cuanto a su desempeño profesional, en una de las clínicas más importantes, The Cleveland Clinic, fue acusado de violación, por lo menos, por dos mujeres quienes fueron sus pacientes en 2008 y 2009.

En el primer caso, la mujer estaba consciente, preparada para un examen de recto en el consultorio, cuando el cirujano la atacó, por lo que ella salió corriendo de la oficina acusándolo a gritos frente a todo el personal.

El médico negó vehementemente los hechos y los exámenes de violación no fueron concluyentes.

Al año siguiente ocurrió un caso parecido, en el que se le administró a la paciente algún sedante suave que no le permitió reaccionar, pero recuerda partes de lo sucedido.

Ambas mujeres procedieron penalmente contra el galeno sin lograr que el caso llegara a la Corte debido a negociaciones en la fase de averiguación, favorecidas por los departamentos legales del hospital.

La clínica ha hecho público que posee un comité para analizar casos de mala conducta y mala práctica que se habían hecho cargo de los casos, pero al carecer de una sentencia judicial, simplemente ocultaron toda la información.

El diario expone toda la información por el parecido con otras sociedades o agrupaciones humanas que dan cabida y protección a personas acusadas de delitos graves, a pesar de contar con elementos suficientes para pensar que han sido los responsables.

Como ginecólogo practicante estoy consciente de la importancia de estar siempre acompañado por una enfermera al examinar a una paciente, obviamente podría ocurrir alguna acusación falsa sobre cualquier galeno, pero eso no significa, en el otro extremo, que la institución sanitaria deba proteger sobre cualquier supuesto a todo el personal médico; incluyendo a criminales.

Es difícil entender que en la actividad diaria de un hospital, donde prácticamente todo el personal trabaja intensamente por el restablecimiento de la salud de los pacientes, ocasionalmente pueda existir algún personaje que por razones diversas pueda estar abusando del más vulnerable en toda la escena: la paciente.

Pero si ocurre, así como se lo estamos exigiendo a instituciones como la Iglesia católica, los responsables deben ser conducidos a la justicia, para que sean los jueces los encargados de establecer o descartar la responsabilidad del personaje y mientras tanto no se le debe brindar protección en el ejercicio profesional.

    En México seguramente ocurren mucho más casos de acoso sexual o violación que los denunciados frente a las autoridades, y en todo caso, la autoridad sanitaria debe estar acorde con la jurisdicción, actuando en conjunto; sin brindar protección excepcional a nadie.

 

Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Source: Noticias

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.