Escapó de la cárcel con un disfraz de… ¿papá?

La policía capturó a un recluso de la cárcel de West Virginia que escapó la semana pasada al ponerse un suéter y un par de pantalones caqui, informa CNN.

Mientras que la mayoría de los presos recurren a artilugios de alta tecnología, papel maché o usos brillantes de la mantequilla de maní para ayudarse a escapar, Todd Wayne Boyes, de 44 años, aparentemente se dio cuenta de que todo lo que necesitaba era vestirse como un papá.

El miércoles pasado, Boyes cambió su uniforme penitenciario por un par de pantalones caqui y una chamarra oscura con cierre que de alguna manera logró meter a las instalaciones. Luego, casualmente, se dirigió a la salida de la penitenciaría South Central Regional Jail en Charleston, quedando en libertad aproximadamente a las 6 am. No fue sino hasta la noche del jueves que finalmente se dieron cuenta que había escapado, aun cuando se suponía que el personal de la cárcel ya debía haber realizado tres rondas de conteo de reos para ese momento.

De acuerdo con CNN, Boyes estaba enfrentando una condena de hasta 20 años por robar un auto y embestir con él a un vehículo policial, además de tener un historial de robo de auto con violencia. Se suponía que debía ser sentenciado el viernes pasado, pero aparentemente optó por ponerse un disfraz de adulto aburrido y mejor huir del lugar.

Según los informes, Boyes llegó hasta Texas antes de que la policía lo atrapara el domingo por la mañana intentando cruzar el Río Bravo hacia México. No está claro si Boyes todavía llevaba puesto su disfraz casual del viernes cuando la policía lo arrestó.

La penitenciaria South Central Regional Jail actualmente está investigando cómo es que la ausencia de Boyes pasó desapercibida durante tanto tiempo, y ya fueron suspendidos sin paga cuatro miembros del personal, le dijo a CNN Lawrence Messina, vocero del Departamento de Asuntos Militares y Seguridad Pública de West Virginia.

Boyes ya se encuentra nuevamente detrás de las rejas en una cárcel del condado en Laredo, Texas, probablemente maldiciéndose a sí mismo por no haber logrado mantenerse en libertad lo suficiente como para lucir su disfraz de Ken Bone en Halloween.

Puedes leer la nota completa en 

Leave a Comment