Damaris Aguirre recibe la medalla olímpica de bronce

El esfuerzo de Damaris Aguirre quedó retratado en esta imagen durante su participación en los Olímpicos de Beijing 2008; hoy, su recompensa. Foto: Mexsport
Sául Trujano

CIUDAD DE MÉXICO.

El 15 de agosto de 2008 Damaris Aguirre (julio 25 de 1977) terminó sexta en los Juegos Olímpicos de Beijing. Era su segunda participación olímpica, después de Atenas 2004, y había logrado levantar 245 kilogramos.

Estuvimos entrenando en Beijing mucho tiempo antes, la comida era malísima y ver siempre a las mismas personas era mucha presión. Al último yo estaba muy fastidiada, ya no quería saber nada de nadie”, recuerda la mexicana, que hoy, nueve años después, se convertirá en medallista olímpica.

Le dije a Chen (su entrenador) que quería romper mi récord personal y quedar entre las ocho mejores: ‘Tú pon lo que consideres y yo me encargo de levantarlo’, y así fue”, recuerda la halterista chihuahuense.

Damaris es ahora maestra de nivel universitario en Chihuahua y será premiada porque, tras la revisión de los exámenes antidopaje de las competidoras, tres de sus rivales fueron descalificadas. De esa manera se hizo acreedora al bronce en la categoría de 75 kg.

El proceso comenzó hace más de un año: notificaciones, apelaciones y cambio de resultados… la espera termina hoy.

Me empezaron a mandar pantallazos de la página, me metí y me di cuenta y pues no manches, mi corazón se me aceleró, la verdad ese día estaba yo muy emocionada porque todo deportista que entrena alto rendimiento aspira a una medalla olímpica”, recuerda.

Damaris es hoy esposa y madre de familia, será la poseedora de la cuarta medalla de México en esos Juegos Olímpicos (dos oros de taekwondo con María Espinoza y Guillermo Pérez, y un bronce de clavados en la prueba sincronizada de plataforma con Paola Espinosa y Tatiana Ortiz), pero siempre quedará el lamento del premio retrasado.

Me hubiera cambiado más la vida si hubiese sucedido en el momento, subir al podio, ver mi bandera, bajarme del podio y abrazar a mi familia que estaba conmigo, es lo que te roba esta trampa del doping”, lamenta.

Rodeada de su familia y como funcionaria estatal (es responsable del deporte paralímpico en su estado), Damaris recibirá su premio en la plaza de medallas del Comité Olímpico Mexicano, con la satisfacción de que la trampa no puede ser eterna.

El doping es evidente en las personas… sí te das cuenta, pero no eres la encargada de juzgar, tú eres la encargada de ir a levantar, entrenar y dar tu máximo esfuerzo, pero después de tanto tiempo la verdad sale a flote”, finaliza.

 

cva

 

 

Source: Noticias

Leave a Comment