El video (disponible en http://www.face­book.com/estrategiadesarrollocomunitario/vi­deos/1542170035877356/) ofrece un pequeño resumen de lo que encuentran quienes participan en este tipo de acti­vidades: aprenden a elaborar productos con plantas, espe­cialmente en lugares de extrema pobreza, donde el acceso a medicamentos y servicio médico puede ser difícil. En las capacitaciones, las personas aprenden a elaborar una po­mada contra los hongos de la piel, que los asistentes pro­ducen gracias a una planta llamada Gobernadora.

La Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexi­cana, un proyecto que sostiene la Universidad Nacional Autónoma de México, nos informa en la página corres­pondiente a la Gobernadora (disponible en http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/monografia.php?l=3&t=Larr…) que la planta cuenta con propiedades antimicóticas y antibióticas, de modo que la señora Conchita, como las miles de personas que han participado en estos talleres, aprenden algo útil, práctico, que les permite resolver problemas concretos, de manera sencilla y barata.

La participación de doña Conchita es más importante porque los diez municipios de Colima enfrentaron, duran­te 2017, una situación difícil por el clima de inseguridad que se respira en algunas de las colonias. Parte del reto que enfrentaban los vecinos de esas colonias era recupe­rar de manera creativa espacios públicos, canchas, ban­quetas y patios de viviendas.

En esos lugares se elaboran productos a base de plan­tas medicinales como pomadas, champú para el cabe­llo, jabones, jarabes o infusiones, pero —sobre todo— se construyen vínculos comunitarios, de identidad y recons­trucción del tejido social, una reserva de capital social que permita a las comunidades resolver problemas prácticos, colaborar y, sobre todo, pensar en un mejor futuro.

El factor fundamental de esta iniciativa ha sido Mely Romero, primera mujer que ejerce el car­go de subsecretaria de la Sagarpa y quien, como colimense, anima a sus paisanas a que reivindi­quen su papel como ciu­dadanas, como personas capaces de tomar deci­siones y de contribuir a que se resuelva la inédita situación de violencia que padecen.

El estado de Colima, con sólo 711 mil habitan­tes, se convirtió en una de las entidades más violen­tas de México al padecer, de enero a noviembre de 2017, 731 homicidios. Esta violencia es resultado de factores complejos que no es posible considerar ahora. Lo importante, en cambio, es que frente a esas realidades, las sociedades generen respuestas que les permitan reconstruir los vínculos de confianza, la capaci­dad para colaborar y para pensar en el futuro.

Los talleres incluyen un manual de plantas medicinales y forman parte de esas respuestas que tratan de recupe­rar espacios públicos donde las personas se reencuentren y, poco a poco, recuperen la confianza mutua, de modo que sea posible contar con un tejido social más complejo y solidario, en el que podamos construir la esperanza de un México mejor, con paz y justicia.

Los talleres de plantas medicinales son un primer paso. Las valientes mujeres de Colima, con su decisión de parti­cipar en este tipo de actividades, inspiran a quienes cree­mos que sí es posible encontrar una solución a nuestros problemas que nos involucre a todos, que abra la puerta a la creatividad de las personas, que resuelva problemas concretos, como las enfermedades a las que todos esta­mos expuestos y que siente las bases para emprender, más adelante, proyectos productivos que requieran de mayor participación de las personas y generen ingresos.

Esta necesidad de avanzar, de no apostarle a resolver todo de un golpe y menos a billetazos, es una de las lec­ciones que quienes han trabajado algunos años en pro­yectos de desarrollo comunitario aprendieron de manera dolorosa. Muchos proyectos de desarrollo fracasan porque carecen del sustrato de confianza recíproca que proyectos como estos talleres de plantas medicinales, impulsados por Mely Romero, ofrecen. Ojalá que sus frutos se multipli­quen. Ello sólo será posible en la medida que las mujeres recuperen la confianza en ellas mismas y creen mecanis­mos que permitan que las comunidades de nuestro país recuperen la esperanza en sí mismas y en su capacidad para construir su futuro.

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Source: Noticias

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.